A ella

Hay un hilo que me une con ella
Ahí donde la obscuridad reposa y llegamos a descansar de lo común 
¡Ay de las dos, que nunca se reconocerán frente a frente!

De Daphne a Pizarnik

Anuncios

Virtud

Tengo la virtud de todo suicida: la envidia. Veo tan puro el amor que sé no lo merezco. Y como no lo merezco, siento asco de los besos ignorantes de los amantes extrauniversales – fuera de mi universo rojo y pútrido, extrañamente pútrido- asco suficiente para ahogarme con el nudo que se agranda al no poder estrellar la rabia que causa el vacío estúpido de situaciones ficticias, nunca las tuve, que

 no tendré, que no busco suplir y qué escupo con mi fría salva, que unjo con las tontas lágrimas.

Busqué en el desasosiego, pero no me bastó. Fui de la mano con las evasivas, pero no me sirvieron, son bastardas. Y me encontré a mi; un ser despreciable, pequeño, desgarbada y orgullosa. Me encontré y el horror llamó la puerta de la mente -qué veo, memoria corroída y asfixiada por los miedos. 

A ti amante, a ti, tu que con fuego pretendes desafiar el tiempo, te digo que la ceguera se apoderó de ti. A ti te digo que los pasos son el vano. Sin embargo lánzate al vacío con dulzura, con placer, con arranque lánzate.

AnaEmeImagen

A Kalula

Después de todo no hay tanta indolencia. Me hacía falta presenciar un acontecimiento como el siguiente para poder respirar y sentir que vuelvo a ser humana de nuevo: Eran las 4:30 de la tarde, de hoy lunes festivo. Mi hermano me ha llamado al celular muy preocupado y con voz acelerada, para informarme de un acontecimiento en el parque de la esquina. Le pregunté qué sucedía, me respondió

que había una perrita callejera dando a luz, y que unos vecinos al estaban auxiliando, que fuera pronto para allá. Salí con Sasha ( mi perrita Beaggle) preparada para ver el evento ( sonreía mientras pensaba en ello).

Al llegar vi una nube de gente que hacía un círculo al rededor, de quien ya saben, yo le llamaré Kalula (ya verán porqué el nombre).Ella estaba acostadita, con sus ojitos cerrados, se veía cansada, agotada. Su panza estaba regordeta, por sus cachorritos que hasta ese momento creí iba tener.

Al lado de Kalula estaba el veterinario que rápidamente había llegado para asistirla. Le palpaba la panza, y en sus gestos se deducía que las cosas no andaban bien. Todos nos miramos.

– Esta perra no va a dar a luz. Tiene la cavidad abdominal llena de gases, está muy mal. Parece como si la hubieran golpeado después de comer.

Yo me quedé fría. La sensación es algo difícil de poner en palabras, pero más o menos sería algo así como que un chorro de agua te cae desde la cabeza hasta los pies. Mi rostro cambió de inmediato. Sí, algo así como cuando anuncian la muerte de un ser muy allegado. Y es que eso justamente es lo particular de mi vivencia ( acabo de llegar de ello hace 10 minutos) sentir tanto cariño por un ser que si apenas has visto y ya le sientes cariño (¿Amor al prójimo? o simplemente la necesidad de respirar aire y sentirme humana, sentir, sentir, sentir, fue eso: sentir).

Bueno, después de saber que Kalula estaba muy enferma, el veterinario confirmó que además de sufrir esos fuertes dolores en el estómago a causa de los golpes, también estaba embarazada. Y allí se le suma un punzón más al corazón. Yo pensaba en Sasha y desde donde estaba yo la miraba.

Después de una hora de estar acostada en un cambuche que entre los vecinos habían construido, se decidió llamar a Zoonosis, pero -y aquí empiezan los peros- no atienden los festivos. ¡Qué remierda! cómo… Entonces los hospitales atenderán en horario de oficina, y los fines de semana sólo hasta el medio día. Fue una mezcolanza entre rabia, tristeza e impotencia (Mi cabeza se quedó en blanco… me he quedado meditando un momento, o..¡ bueno! sólo mirando al viento un rato). Nada, todavía no sabían que hacer los vecinos con Kalula; ¿llevarla a veterinario? ¿ponerle la inyección para eutanasia? hasta ahora esas eran las dos opciones.y después de mirarla a Kalula, de que el veterinario repitiera que había sido un golpe, de que todos se miraran, de que la gente llegara con cobijas, con más cartón, con platicos con agua para ella, de que mi hermano llorará y dijera “¡Ay Hijueputa vida!” …después de eso han decido llevarla para la veterinaria, allá la valorarían mejor, de ser posible al operarían, o tristemente la inyectaría para que descansara de tanto dolor.

Kalula nunca chilló, sólo  jadeaba, y nos miraba a todos. La valiente Kalula se despedía con su mirada mientras la cargaban en una camioneta que se ofreció a llevarla. Kalula, la que tiene buena suerte.

ANAEME

Duele

 

Me duele mi musculito hábil, mi lengua.

Me duele mi armazón, mi blanca piel con cicatrices.

Me duele Dios me duele. No metas tu santo dedo en la herida – ¿Qué no ves que aún no sana?

Me duele y solo me has echado gotitas de limón ahí.

Daphne

II- Polaridad

Hoy mi mente ha divagado de aquí para allá, entre una docotomía roja saturada. Fluctuando, moviéndose, en una estado II-polar (Bi- polar, bi-sexual, bi-nario).

Sombras

Imagen

En realidad lo que me ha ocurrido no es particular, no es una situación rara. Pasa con mucha frecuencia. Nos negamos a aceptar el miedo que causa en nosotros el encontrarnos a sí mismos.

Hace un momento tuve que dirigirme hacia mi habitación -no estaba en esta, andaba en la sala frente al computador-. Ya todos dormían en el apartamento. Mi mascota Sasha y yo eramos las únicas noctámbulas. Caminé por el hall hasta encontrar la puerta de mi cuarto. La puerta estaba cerrada, así que giré la perilla para abrirla. Me di cuenta que la lámpara estaba encendida. Di un paso dentro de la habitación y me disponía a encender la luz desde el interruptor; al dirigir el dedo hacia este he visto la sombre de mi brazo sobre de mi mano, esto me ha dado un gran susto. Impactante. Fue sentir que la dueña de dicha sombra no era yo, como si pudiese sentir el peso a sombra, a lo que dije: Nada raro, cuántas veces nos asustamos cuando nos vemos a un espejo desnudos. Desnudos de miedos, de acciones, de anhelos, de recuerdos y hasta de la conciencia.

Me he devuelto al computador de escritorio. Y esto ha sido lo que me ha sucedido. Nada particular ciertamente.

AnaEme
Imágen: Ana María Pinzón

Conversatorio en la Universidad Central con Juan Andrés Arango, director de La Playa D.C

Dos días antes del estreno en cines  nacionales  de la Playa D.C  Juan Andrés Arango (guionista y director) y Jorge Andrés Botero (productor),   fueron los invitados de honor al conversatorio  que se realizó el 19 de octubre en la sede Norte de la Universidad.  Allí se conoció lo que había detrás de la realización de la película, las experiencias  por parte del equipo, el recorrido del trabajo cinematográfico y la motivación para dar vida  a ésta ópera prima; a partir de la tesis de grado de Arango (Eloísa y las Nieves), historia que cuenta la llegada de tres desplazados a la  capital, uno de los protagonistas de la historia llega a compenetrarse con el director, tanto así que inspira la creación de la película.

Con la asistencia de estas personalidades se dejó ver  en primer lugar las pretensiones a la hora de mostrar, no solo una realidad particular sino, más allá de ello,  una realidad general, donde no se deja de lado  el constante repique del desplazamiento a causa de la violencia, que es manejado de manera sutil, sino que abarca una línea de interés  amplio como es la búsqueda de identidad a partir de la pertenencia a cierto grupo social, constante mente vivenciado en una sociedad multicultural.

El film narra la experiencia de Tomás (Luis Carlos Guevara) quien decide huir de su pueblo en la cosa pacífica a causa de la violencia para irse a la capital en busca de su hermano quien ah caído en las drogas. Tomás se enfrenta a la un lugar nuevo con gente desconocida, nuevas relaciones y va siempre en la búsqueda de identidad con su etnia y su personalidad.    

La Playa D.C es el resultado de un largo trayecto desde el año 2004, el proyecto que es presentado al   Fondo para el Desarrollo Cinematográfico –FDC- de Colombia siendo ganador del estímulo de Escritura de Guion para Largometraje, dando inicio al proceso de investigación que consistió en vivencias cercanas con los protagonistas y participantes de la historia. Más adelante en 2008 y 2010 conseguiría nuevamente el apoyo del  FDC con el estímulo de Producción de Largometraje y el premio de Producción de Largometraje respectivamente.  Finalmente el film es rodado a finales del año 2011, en 24 días aproximadamente. En 2012 La Playa D.C participa en festivales de cine de alto nivel internacional, obteniendo importantes reconocimientos y participación como en Fond Sud Cinema del Gobierno Francés con los premios de postproducción, el festival de Cine de Lima nombrada como la Mejor Ópera Prima, SANFIC, donde ganó el premio a mejor director, Una Cierta Mirada del Festival de Cannes, Horizontes Latinos en el Festival de San Sebastián (España), Biarritz    (Francia), de Busan (Corea del Sur), Vladivostok (Rusia).

AnaEmeImagen