Carrusel

No es el amor jamás vacío, ni lo suficientemente egoísta

Me ha compartido su sangre y lágrimas.


Las lunas de su cara son verdosas, ha de serlo su sentir
Visten pacientes para la niña columpiar
Reposa la vida en la niñez de ella

Ven calmo tu vida
Soy vida aunque muera
Es la experiencia inexperta cuando de ayudarte hablo

Que si las noches de llanto me acompañaste cuando la inocencia roja poseía/ Daphne no se vislumbraba
Yo esta noche me hago contigo
Yo ahora tiendo la mano para levantarte

Amo tu ruda nobleza

Muero pero si deseas: acá está mi vida
Vivo para curar conciencias, eres tu el primero en merecerlo

AnaEme/Daphne

Al mejor hombre: mi padre.

AnaEme

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Catarsis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s