Sombras

Imagen

En realidad lo que me ha ocurrido no es particular, no es una situación rara. Pasa con mucha frecuencia. Nos negamos a aceptar el miedo que causa en nosotros el encontrarnos a sí mismos.

Hace un momento tuve que dirigirme hacia mi habitación -no estaba en esta, andaba en la sala frente al computador-. Ya todos dormían en el apartamento. Mi mascota Sasha y yo eramos las únicas noctámbulas. Caminé por el hall hasta encontrar la puerta de mi cuarto. La puerta estaba cerrada, así que giré la perilla para abrirla. Me di cuenta que la lámpara estaba encendida. Di un paso dentro de la habitación y me disponía a encender la luz desde el interruptor; al dirigir el dedo hacia este he visto la sombre de mi brazo sobre de mi mano, esto me ha dado un gran susto. Impactante. Fue sentir que la dueña de dicha sombra no era yo, como si pudiese sentir el peso a sombra, a lo que dije: Nada raro, cuántas veces nos asustamos cuando nos vemos a un espejo desnudos. Desnudos de miedos, de acciones, de anhelos, de recuerdos y hasta de la conciencia.

Me he devuelto al computador de escritorio. Y esto ha sido lo que me ha sucedido. Nada particular ciertamente.

AnaEme
Imágen: Ana María Pinzón
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s