Explicación psicoanalítica

Soy capaz de tener voces interiores que me llevan a descansar, lo que psicoanalíticamente se denomina esquizofrenia, pero yo, al igual que mi amada Virginia, lo recubro con el poder de las letras y mi pésima escritura.

Quisiera haberle dado un beso apasionado, uno francés, en la boca a esa mujer que al igual que yo se ahoga en la realidad de los días.
Trato, entonces, de evadir la justa muerte, dulce apasionante, satánica y bendita muerte. Creo que ya llegué al punto en el que abro los ojos para cerrar la vida – qué quedará del polvo inmundo de mis huesos cuando pase el umbral del panteón, quiero saberlo-. Así como ahora rompí mi propia cuadricula de la réproba cotidianidad, asimilando a Dios, a mi misma al mundo como las sobras vacías de mi, soy más que eso, soy el agujero negro de la podredumbre de los anhelos bastardos de la humanidad. Lo tengo TODO porque tengo la muerte en frente mío.

Como Andrés Correa, Adiós, ilusiones infames que nunca llegaron, los recuerdos de la infancia- cuanta vida pasó, antes y después-, dice él -hasta siempre-, Siempre

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Catarsis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s